La Navidad es un momento de unión para las familias, amigos y conocidos, una fiesta de júbilo y recogimiento en la que se anhela paz y esperanza. Pero son muchísimos los accidentes que se producen en estas fiestas. Por lo mismo, en CHILEMAQ hemos preparado algunas recomendaciones para disfrutar estas fechas sin accidentes!

Velas: Si se usan velas para las cenas o la decoración al interior del hogar, hay que ubicarlas en lugares estables y apropiados, lejos de cortinas y otros objetos que puedan caerles encima. Además, no deben estar al alcance de los niños, ni t ampoco ser usadas para el decorado del árbol de Navidad. Las velas siempre deben estar sobre una base no inflamable.

Adornos: En relación a los adornos, hay que poner atención en que no sean inflamables ni que utilicen combustibles o los tengan entre sus componentes. Por ello, es necesario leer siempre el etiquetado de todos los adornos antes de comprarlos.

Si en el hogar hay niños pequeños, no se debe usar adornos navideños diminutos ni frágiles, para así evitar que los menores se introduzcan los objetos a la boca o que se hagan daño con piezas pequeñas o destrozadas. También es recomendable estar con los niños cuando estén cerca del árbol de Navidad, para evitar botarlo.

El árbol: En el caso del árbol navideño, se debe verificar que los adornos no toquen las luces. Asimismo, hay que ubicarlo lejos de zonas de circulación y de puertas, de preferencia en las esquinas.

Luces y conexiones eléctricas: La unidad de Prevención de Riesgos de la UV en relación a las luces y conexiones eléctricas sugiere que los adultos inspeccionen los faroles antes de usarlos y verifiquen el estado de éstos.

Las luces no deben ser usadas como adorno en balcones ni en exteriores, ya que se corre el riesgo de generar incendios producto de corto circuitos, que afectan la electricidad que abastece la casa. En este sentido, es recomendable no sobrecargar un enchufe con luces de navidad, usando en su lugar una extensión eléctrica certificada.

Asimismo, es importante dejar los cables y conexiones eléctricas alejados de sectores de circulación, así como lejos del alcance de los niños. Cuando se deje de usar el árbol de Navidad, no olvidar apagarlo, ya que no se recomienda dejar las luces encendidas durante toda la noche.